martes, 5 de febrero de 2008

1. Sólo los culpables deben temer a la vigilancia y cateos policiales


_MG_7094
Originally uploaded by floze
Escrito por el Dr Madsen Pirie

El grito de batalla de las autoridades opresoras e interventoras siempre ha sido el de que "sólo los culpables tienen algo que temer". Eso no es verdad. Incluso los inocentes deben temer a un gobierno todo poderoso e interventor. En las sociedades libres debe permitirse a cada individuo tener un espacio que pueda mantener privado. No porque se vayan a guardar secretos culposos, sino para mantener en privado cosas que no le competen a nadie más.

¿Por qué habría de permitirse al gobierno abrir nuestro correo, husmear en nuestras comunicaciones electrónicas, intervenir nuestros teléfonos y espiarnos con sus cámaras? Tenemos todo el derecho a preguntarnos para qué querría el gobierno tanta información sobre nosotros. La sola posesión de esa información supone, en sí misma, un riesgo de abuso. A quienes tienen acceso a ella se les coloca en una posición de poder sobre otros; esa información podría ser utilizada para chantajear o intimidar. No haría falta que se tratara de una actividad ilegal, bastaría con que pudiera avergonzar a alguien de hacerse pública.

En las sociedades libres se imponen límites a la ley. Se le niega al gobierno el derecho de husmear con el pretexto de encontrar una culpabilidad poco probable y se le exige que demuestre la causa que justifique una investigación. Se demanda que se exprese cuál es el crimen del que se sospecha y no se autorizan búsquedas para ver qué pueden encontrar. No somos siervos o súbditos que deban quedarse en su sitio y obedecer las órdenes del poderoso gobierno: por el contrario, somos ciudadanos que mantenemos a un gobierno que debería servirnos a nosotros. No debemos darle más poder que el que el que nosotros acordemos y no debemos darle el poder de saber de nosotros más de lo que necesite para servirnos y protegernos.

Entrada Original en inglés.

5 comentarios:

Liberal Sanjuanista dijo...

Cuando se llega a un planteamiento como lo señala el título, lo que ocurre es que los culpables son los que menos miedo tienen a la vigilancia y los cateos. Mientras, los inocentes cada vez tienen miedo que un error del aparato los haga culpables. Esto ha conducido a pensar que una población desarmada es más segura cuando no es así.

Liliana dijo...

Bien por este blog. Conmino a todos tus lectores a que le den difusión.

Liliana dijo...

Eso sí, si no permites comentarios anónimos, tus amados detractores protengianos van a tener que tomarse el trabajo de abrir una cuenta falsa y asumir una identidad falsa. Jeje.

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Procurare no perderme una solo traducción.

Saludos

Franz J Fortuny dijo...

¿Hay manera de promover un curso al Sr. AMLO para que más o menos entienda lo que aquí se trata de expresar? ¡Cuánta pérdida miserable de tiempo se evitaría! Es realmente laudable la acción de colocar aquí las traducciones del Adam Smith Institute. Esto será ampliamente difundido en todos los medios a nuestro alcance.