jueves, 17 de abril de 2008

21. Estamos acabando con los recursos naturales, debemos aprender a vivir sencillamente


Mine
Originally uploaded by schoolbookdepository
Escrito por el Dr Madsen Pirie

A pesar de que parece evidente que el abastecimiento de recursos naturales es limitado, y que éstos se vuelven escasos en la medida en que los utilizamos, no es verdad. Cuesta mucho dinero encontrar reservas de recursos escasos, por lo que tendemos a buscar más en la medida en que el precio se eleva. En otras palabras, en la medida en que se vuelven escasos encontramos nuevas fuentes de abastecimiento.

Es más, en la medida en que un material se vuelve escaso, el precio se eleva y se vuelve rentable explotar reservas marginales. No solo eso, se vuelve más barato en muchos casos utilizar o desarrollar sustitutos. En la medida en que las fuentes de abastecimiento parecen disminuir, también lo hace la tasa de utilización. En lugar de que el mundo despierte una mañana para descubrir que se agotó la última onza de aluminio, poco a poco utiliza la fibra de vidrio y de carbón como sustitutos. Nuevos métodos para la extracción y obtención se vuelven económicamente viables. Lo que debemos preguntarnos es si el desarrollo de nuevas fuentes y sustitutos es más rápido que nuestro uso de los recursos.

Existe un indicador confiable. Nadie sabe qué nuevos recursos habrán de desarrollarse, o que tan rápido los usaremos. Lo que sí sabemos es que los precios nos orientan para saber si la oferta cubre la demanda. Por muchos años el precio real de la mayoría de los productos genéricos (excepto el petróleo) han descendido. Esto significa que se han vuelto más accesibles y que la oferta se ha incrementado en lugar de disminuir.

No necesitamos vivir sencillamente. Por el contrario, debemos continuar desarrollando nuevas tecnologías que permitan hacer un mejor uso de los recursos y extraerlos de lugares donde resulta difícil hacerlo. De este modo la oferta relativa seguirá incrementándose. Si comenzamos a “vivir sencillamente” podríamos perder nuestra habilidad para economizar su uso y reemplazarlos.

Entrada original en inglés.

3 comentarios:

Cynthia Ramírez dijo...

"En la medida en que se vuelven escasos encontramos nuevas fuentes de abastecimiento" deseable, sin duda. La pregunta no es qué debemos hacer, sino dónde están estas nuevas fuentes.

Ramón Mier dijo...

Las nuevas fuentes están en la mente de los seres humanos. Ahí estaban los hidrocarburos que sustituyeron a la leña para producir calor. Ahí estaba la energía nuclear. Ahí estaba la hibridación de especies vegetales que permitió multiplicar por cuatro la producción agrícola. Ahí estan las fuentes de energías y materiales que harán nuestra vida más cómoda y segura en el futuro.

Debemos crear las condiciones que favorezcan que esas fuente sean descubiertas y exploradas. Si en un afan irreflexivo de "conservar" le renunciáramos a los nuevos bienes que la mente humana tiene que ofrecernos (como la biotecnología para producción de alimentos) estaremos condenados a terminaremos hambrientos viviendo en una cueva.

Zyanya dijo...

totalmente de acuerdo con este post...yo siempre he sido de los que dicen que la etapa del petroleo se acabara mucho antes que el petroleo mismo